Tigres UANL: La voz del aficionado V

Seguimos con esta sección de los aficionados y ahora el turno es de Fernando Ruiz, quien nos mandó su historia:

¡Somos campeones, somos incomparables!

Por fin se nos hizo, ¡Somos Campeones!…

Merecidamente, Tigres es un digno campeón, simplemente el mejor equipo de México en este momento, línea por línea, aficionado por aficionado. Lo que se vivió el domingo en el estadio es algo que dudo se pueda volver a vivir, no porque no se pueda lograr un campeonato de nuevo, sino porque el sentimiento era diferente, primero Dios, vendrán más campeonatos, pero el del domingo siempre será especial porque se terminó un ayuno de casi tres décadas.

Al menos en lo personal la mentalidad era distinta, al ir camino al estadio y contemplar el clima como estaba, me recordó las finales de 2001 y 2003, me tocó ir a las dos finales y los climas fueron muy similares, fríos y con esa agüita que cómo molesta; sin embargo; no iba con la mentalidad que tenía esas dos ocasiones, en las que ya nos veíamos derrotados, veníamos esas dos veces de Pachuca con el ánimo por los suelos, a pesar de que el equipo parecía tener todo, nos faltaba algo, la suerte del campeón, ese imponderable que todo equipo necesita.

Esta vez desde el partido de ida de cuartos de final hasta el domingo trajimos la suerte, quizás 5 o 6 veces hubo balones que pegaron en los postes de la potería de Palos. Lo mismo pasa con las expulsiones del Santos, eran señales, la suerte de campeón estaba con nosotros.

El partido fue de lo más emocionante, hubo de todo, la pronta emoción del penal y la expulsión, el fallar el penal, el gol en contra, el gol anulado a Lobos, terminó el primer tiempo y parecía que se nos venía todo abajo. Pero eso no podía ser, ellos eran 10, nosotros éramos 11 en la cancha más 45,000 en las gradas, ¿quién dice que el Estadio no pesa? Nosotros también jugamos. Ya contando con eso el segundo tiempo fue una fiesta, nuestra fiesta. Tres goles de tres jugadores que habían estado peleados con el gol, que momento para reconciliarse.

Pero lo que más hay que destacar, sin duda alguna, es la comunión de la gente con el equipo. La canción “Vamos Tigres” (desconozco quien la escribió, pero mis respetos, que tino y que canción tan linda) no pudo llegar en mejor momento, ni describir de mejor manera la pasión de la gente de Nuevo León por el futbol, especialmente la de Tigres, somos incomparables y hay que portar ese adjetivo con orgullo porque nos lo hemos ganado a pulso. Escuchar a todo el estadio cantar es impresionante, se pone la piel de gallina, ahí dentro no hay clases sociales, todos somos iguales, todos somos familia, todos somos Tigres, solamente ahí puedes llegar y sentarte junto a alguien que no habías visto jamás y después abrazarlo como si lo conocieras de siempre.

Tengo 22 años, no había visto a Tigres campeón, sin temor a equivocarme al menos el 50% de la gente que estábamos en “El Volcán” tampoco, y por fin aquel domingo los vimos, unos minutos antes de las 8:00 P.M. pudimos abrazarnos y gritar: “ ¡¡Somos Campeones!!” hasta quedar sin voz. Romper en llanto, que esta vez fue de alegría y no de tristeza, de orgullo y no de decepción.

Sólo queda agradecer a los jugadores por tomar el compromiso y empaparse de los colores de Tigres con el fin de brindarnos esa alegría tan grande, y pues hay que acostumbrarnos a ganar, porque con este equipo, no creo que haya sido algo esporádico.

Se vienen buenas para Tigres.

Ustedes también pueden participar en esta sección mandando su escrito a gonzalo@digifut.com y así podremos publicarlo.

Foto @maricela_h

Comentarios

  1. Jose dice:

    Israel Tigre Campeon alias el Ciego… el compsitor de Nuestro Himno del campeonato
    Saludos