Tigres UANL: La voz del aficionado II

Nos llegó un escrito del aficionado Félix Quintanilla y con gusto se los compartimos. Es su punto de vista de como vivió la final y lo que espera para lo que viene.

EL DÍA LLEGÓ

El día esperado  por fin, parecía llegar.

Se sentía en el ambiente una vibra que al menos yo nunca había sentido. Tengo desde el 95, que aunque no consecutivamente, asistía con frecuencia al estadio. Pero este domingo fue muy diferente. Los que estuvimos presentes, desde antes del partido que todo el estadio cantó y retumbó:  “ Te quiero ver, campeón  otra vez” con las banderas ondeando, se  tuvo una sensación de que esta vez iba a ser diferente.

Eso fue dentro del estadio, en lo personal ahora entiendo lo que muchas veces lo jugadores o la gente habla sobre las corazonadas. Esta vez  durante la semana y coincidencia o no, otros amigos tigres,  igual que yo soñaron con el momento del campeonato. Cosa que en ocasiones anteriores con Pachuca simplemente no sentía.

Empezó el partido tenso.  Creo que estamos acostumbrados a batallar y pensar que siempre tiene que salir algo mal, pero esta vez, confiaba demasiado en el equipo.  Con  el penal  y la expulsión, sentí que estaba en las manos, pero para no fallarle a la costumbre que tenemos de sufrir,vino el fallo del mejor hombre del equipo y el gol rival.  Esta vez era diferente, no había caras largas ni molestia  en la tribuna ni en la cancha, cosa que en 16 años de ir al estadio en pocas ocasiones por no decir ninguna lo había visto. Se  sentía “ la vibra del campeón”

Empezó el segundo tiempo aun con la confianza de que era la nuestra, que teníamos un equipo maduro y  que sabia lo que hacía.Cayó el gol de Mancilla y no recuerdo haber gritado más un gol que ese. Esto ya no nos lo arrebataba nadie. Siguió Danilinho y cuando estaba en pleno festejo, se me vinieron a la mente todos los malos momentos vividos: el domingo del descenso que me tocó estar ahí, el día del 4-1 en semifinales, el día que nos tocó la segunda semifinal, como nos pisoteaba el espartano Guzmán diciendo que la gente no pesaba; pero a la vez pensé que había sufrido todo eso para ese momento de felicidad. Atrás de mí estaban unos señores con lágrimas en sus ojos y me di cuenta que este cariño por el equipo no se encuentra en otro lado.

Se nos libera un poco la presión no solo al equipo y también a nosotros los aficionados. Era difícil aguantar a aficionados rivales de moda burlarse constantemente sin saber que por 25 años ellos estuvieron debajo de nosotros.  El tiempo va acomodando a cada quien en su lugar y esperemos pronto darle la vuela a la tortilla. Tal vez sea coincidencia pero nos toca un camino muy similar con Libertadores y Concachampions. Tenemos  equipo  y carácter para superarlos y no será  para burlarnos porque no somos igual que ellos. El equipo ya lo demostró el domingo. Simplemente para estar en el lugar donde debemos de estar.

Foto |@maricela_h

Comentarios

  1. Mel dice:

    Excelente, comparto totalmente el sentir de este aficionado! Buen Post. Saludos.

  2. Shui el de belen dice:

    Yo creo que todos TODOS compartimos ese sentimiento en el estadio. almenos TODOS los que hemos vivido el Tigres del 95 a la actualidad. animo